10/11/2015

Continúa la renovación del Zoo con una nueva instalación para las jirafas

Tiene una superficie total de casi 1.350 m2 entre el patio y los dormitorio, que tienen una altura mínima de 7,6 metros, lo que permitirá a las jirafas moverse con total comodidad

El Zoo de Barcelona sigue renovando sus instalaciones, y las jirafas ya han podido estrenar su nuevo espacio, integrado en el bioma de la sabana del Sahel. Se trata de una instalación completamente renovada, diseñada siguiendo criterios que garantizan el máximo bienestar de los animales y totalmente naturalizada. Tiene una superficie total de casi 1.350m2 entre el patio y los dormitorios, y está previsto que se amplíe con 600 m2 más, a la espera de que finalicen los trabajos arqueológicos que se estan realizando. El coste de la instalación ha sudo de 1.560.000 euros.
 

El patio se ha naturalizado para facilitar que las jirafas puedas recrear su comportamiento natural. El suelo está formado por unas dunas de altura variable (entre los 50 i 100 cm) y delimitadas por rocallas hechas de piedra de cantes, creando así una zona de protección para el arbolado existente. También se ha realizado una valla con troncos de madera de hasta 3,5 metros reproduciendo los vallados típicos del Sahel. El patio tiene una pendiente constante del 3%, que llega hasta el 10% en las zonas correspondientes con los puntos de observación de los animales, para garantizar la seguridad de los visitantes.

Los dormitorios para las jirafas estan formados por 7 cuadras de diferentes medidas y conectadas entre ellas a través de puertas correderas. La altura mínima es de 7,6 metros, lo que permite a las jirafas moverse con total comodidad por los dormitorios. Al lado de las cuadras se ha habilitado un espacio para el manejo de los animales y otro para los conservadores, con una cocina y un almacén para la paja. En total, los dormitorios ocupan una superficie de 495 m2.
 
El proyecto contempla la construcción de un nuevo dormitorio para las jirafas y otro para los leones, así como un edificio para la instalación de filtraje de la laguna de los elefantes y otro para la laguna de los leones. El uso principal de estos edificios es el de contener y proteger de la climatología a los animales y facilitar su manejo por parte del personal del Zoo cuando, por ejemplo, necesiten algún tipo de tratamiento veterinario.

El nuevo hábitat de las jirafas está situado en la antigua zona de juegos infantiles y donde se encontraba la antigua instalación de los ciervos del Padre David y los axis, que se han trasladado a otro espacio.

La sabana del Sahel

Uno de los proyectos más ambiciosos del Plan Estratégico del Zoo 2012-202 era la creación del bioma de la sabana, un espacio donde se puedan observar conjuntamente 3 de las especies más representativas de este hábitat: los elefantes, las jirafas y los leones. El espacio biogeográfico que se ha cogido como referencia es la sabana del Sahel, una zona muy extensa de transición entre el desierto del Sáhara, al norte, y la estepa, al sur, que se extiende transversalmente de oeste a este de África.

El nuevo bioma enriquecerá la naturalización del ambiente y lo hará más atractivo, a la vez que permitirá explicar a los visitantes las características de las diferentes especies y las relaciones que establecen entre ellas y su entorno natural, reforzando la función pedagógica del Zoo. En paralelo, contribuirá también a una mayor profundización en los programas de conservación e investigación que el Zoo desarrolla en este hábitat amenazado.

El Zoo, en constante evolución

El Zoo es un espacio dinámico en constante evolución, pensando siempre en el máximo bienestar de los animales. Así, el pasado julio se inauguró la nueva instalación de los orangutanes, un espacio de casi 1.000 m2 que permitirá observar al grupo de orangutanes durante todo el año con independencia de la climatología. La instalación se ha naturalizado con una barrera vegetal que delimita el área y recrea una ribera natural, hecha con piedra artificial y rocas naturales, con una cascada principal de 4 metros de altura.

Se han instalado también elementos de enriquecimiento como troncos, cuerdas, plataformas de madera y, por primera vez, se han hecho servir unas varillas gruesas de hierro que permiten un balanceo similar al de las ramas de los árboles, y que facilitan el desplazamiento de los orangutanes a los estratos superiores.
 
La reconocida primatóloga Jan Goodall, que colabora con el Zoo de Barcelona a través de su Instituto, visitó las instalaciones y valoró muy positivamente el nuevo hábitat de los orangutanes, así como los esfuerzos del equipo del Zoo de Barcelona en la actualización y mejora de las instalaciones.

Volver al listado de noticias

 
Subir