04/07/2016

El área verde y azul aplicará el mismo régimen tarifario durante todo el año

La medida no afectará a los residentes, que en agosto continuaran teniendo las plazas de zona verde gratuitas 

El Ayuntamiento de Barcelona tiene entre sus prioridades el fomento de una movilidad más sostenible y más segura en la ciudad. Con este objetivo, el Gobierno municipal trabaja para avanzar en la aplicación del Pla de Mobilitat Urbana (PMU) 2013-2018, que prevé reducir en un -21% el uso del vehículo privado en la ciudad y a la hora fomentar otros desplazamientos más sostenibles como el ir a pié, en bicicleta o en transporte público.

Dentro de este marco, este año se anulará la gratuidad de las plazas de estacionamiento del área verde y azul durante el mes de agosto. La medida no afectará a los residentes que tanto si tienen bonificación como si no, continuarán estando exentos de pago durante el mes de agosto en las plazas verdes preferentes y en las plazas exclusivas, tal y como viene sucediendo en los últimos años.

La medida se inscribe en la voluntad de continuar promoviendo el uso del transporte público y los desplazamientos a pie y en bicicleta durante este período, de la misma manera que se hace durante el resto del año.

Por otro lado, el hecho que hasta ahora se aplicara esta gratuidad incentivaba el uso del coche en agosto, especialmente personas foráneas (turistas que visitaban la ciudad), y que  generaba una mayor dificultad a los residentes para aparcar cerca de su vivienda. Esta medida permitirá que las 89.753 personas que hacen uso efectivo del área de residentes durante el año, puedan seguir haciéndolo durante el mes de agosto con las mismas  condiciones que el resto de los meses, evitando encontrarse las plazas ocupadas.

Hay que tener en cuenta que la gratuidad en agosto también llevaba asociada una menor rotación de los vehículos que quedaban aparcados en la calzada por períodos de tiempo más prolongados. A día de hoy, este hecho choca con los parámetros actuales de la movilidad en agosto, atiendo que los últimos años la actividad comercial y económica de determinados sectores de la ciudad ha pasado a mantener un carácter estable durante todo el año.

De esta manera, a partir de este verano no habrá diferenciación en la política del Área, que pasará a regirse por las mismas condiciones tarifarias que la resta del año. Durante el mes de agosto, las 39.593 plazas de estacionamiento de zona verde pasarán a ser de pago (excepto para los residentes) y también lo serán en su totalidad de las 9.787 plazas de zona azul (hasta ahora ya lo eran el 28,7% de las plazas de la zona azul).

La medida sigue la misma línea que ya se está aplicando en otras ciudades como París o Londres, donde no se contempla la gratuidad durante los meses de verano. Los ingresos que se deriven de este cambio en la política tarifaria de los aparcamientos contribuirán a compensar otros gastos en otras actuaciones dirigidas a promover la movilidad sostenible y segura a la ciudad, impulsando el cambio modal y avanzando hacia el complimiento de los objetivos del PMU.

La capital catalana presenta unos altos niveles de contaminación, superando en algunas ocasiones las líneas máximas fijadas por la legislación vigente y la Organización Mundial de la Salud (OMS). La contaminación por PM10 tiene relación con unas 3.500 muertes prematuras cada año en el Área Metropolitana. El Ayuntamiento de Barcelona ha diseñado una mesa de trabajo contra la contaminación, integrada por todos los agentes implicados: servicios municipales, grupos municipales y distintas entidades y organizaciones del ámbito económico, social, ecologista, de movilidad, de salud y del sector científico. La mesa de trabajo, precisamente, tiene como objetivo impulsar medidas para reducir los niveles contaminantes de Barcelona.

 

 

Volver al listado de noticias

 
Subir