16/02/2018

El Zoo estrena una nueva parte del complejo de la Sabana-Sahel

Las nuevas instalaciones suponen una mejora del bienestar de las especies que las habitan y son un importante recurso pedagógico para explicar las características del ecosistema del Sahel

El Zoo ha finalizado una nueva etapa de las obras del complejo de la Sabana-Sahel. En esta fase, se han dado por acabadas las obras de la parte exterior de la instalación de las jirafas y una nueva instalación para las mangostas rayadas. También se ha finalizado el primer tramo de la pasarela que atravesará la Sabana y que permitirá admirar los elefantes y las jirafas desde nuevas perspectivas, incluida una visita a su dormitorio a través de un gran ventanal.

También se han incorporado dos pequeños miradores a la instalación de los elefantes, unos delante de la instalación de los flamencos de Cuba y el otro en una nueva escalera que sube a través de une cueva en la que se pueden observar reproducciones de pinturas rupestres.

Las nuevas instalaciones tienen como objetivo una mejora del bienestar de las especies que las habitan y constituyen un importante recurso pedagógico para explicar las características del ecosistema del Sahel-extremadamente dependiente de un período corto de lluvias y muy sensible a los efectos del cambio climático- y los animales que viven.

También se puede ver una pequeña representación de la flora de la región del Sahel, fruto de la colaboración con el Jardín Botánico de Barcelona, que se irá ampliando  cuando las plantas tengan las medidas adecuadas para ser plantadas.

El Sahel del Zoo

Ubicado en corazón del Zoo, este gran complejo está dedicado al ecosistema del Sahel, y además de los mencionados elefantes, jirafas, leones y mangostas, acabará acogiendo otras especies sahelianas. Desde hace muchos años, el Zoo está vinculado a esta zona a través de su muy activa participación en proyectos de conservación y reintroducción de algunas de sus especies más amenazadas, como las gacelas Mohor y Dorcas conjuntamente con el CSIC.

El complejo recrea la vegetación y orografía de este ecosistema predominantemente plano y con predominio de las acacias, las gramíneas y algunas euforbiáceas, utilizando plantas originarias y otras especies que ayudan a reproducir el paisaje.

El diseño de todas las instalaciones está basado en las necesidades de los animales y una de sus características comunes, es que éstos tienen libre acceso a las instalaciones interiores y exteriores siempre que sea posible (exceptuando períodos de frío o tiempo dedicado a la limpieza u otros aspectos técnicos).

En cuanto a la experiencia del público, éste puede observar los animales tanto en el interior de sus dormitorios como en las zonas descubiertas desde las perspectivas diversas que ofrecen los diferentes miradores y con algunos puntos que permiten una gran proximidad a los animales siempre que éstos quieran acercarse.
    
En Sahel, únicamente hay una población de jirafa, en Níger, de la cual no hay programa de conservación ex situ. Para representarla, se ha escogido la jirafa de Rothschild (Giraffa camelopardalis rothschildi), una de las subespecies más amenazadas, de la cual sobreviven unos pocos centenares de ejemplares.  El Zoo de Barcelona participa en el programa de conservación ex situ dels zoos europeos (EEP) de la jirafa de Rothschild.

En cuanto a las mangostas, su nuevo hábitat dispone de una red de galerías interconectadas, así como de un nido visible para el público. Se pueden observar desde dos niveles diferentes, uno de ellos a la altura de la vista, que permite una mejor visión de los detalles desarrollados para que esta especie se adapte a al medi

Próximas actuaciones

Ya se han iniciado las obras de la siguiente fase de la Sabana-Sahel, que incluirá la finalización de la pasarela ya mencionada y la construcción de la zona exterior del nuevo hábitat para leones. Las obras finalizarán en 2019 con la ampliación y naturalización del hábitat para los elefantes.


Más información aquí

Volver al listado de noticias

 
Subir