17/09/2019

La labor del Zoo de Barcelona en el Parque de los Arrecifes permite la recuperación del fondo marino del litoral

En el 2003 se instalaron en el litoral de Barcelona 365 estructuras artificiales de hormigón con el objetivo de ayudar a la recuperación de la biodiversidad marina y la calidad de los fondos marinos de la ciudad

El Zoo de Barcelona, a través de su fundación, ha hecho el seguimiento durante estos años y ha velado por mejorar la proyección y conservación del ecosistema marino del litoral barcelonés

El próximo paso será la creación del Centro de Conservación de la Biodiversidad Marina para seguir protegiendo la preservación de los organismos marinos y concienciar sobre la protección de los hábitats mediterráneos amenazados


En el 2003 se creó en el frente marítimo de Barcelona un parque de arrecifes artificiales con el objetivo de impulsar la recuperación de la biodiversidad marina y la calidad de los fondos marinos del litoral de la ciudad. Este proyecto surgió dentro de la propuesta de recuperación general del frente litoral Besòs, con una situación previa de degradación ambiental debido a que las infraestructuras de saneamiento de la época vertían los productos de la depuración incompleta de aguas urbanas e industriales en el mar.

A raíz de la mejora del sistema de saneamiento (remodelación de la depuradora del Besòs con la implantación de tratamiento biológico y la eliminación del vertido de lodos de depuradora en el fondo marino, recuperación ambiental del tramo final del río Besòs, construcción de los depósitos de pluviales...), la calidad ambiental tanto de las aguas marinas como de los fondos marinos costeros presentaban una gran oportunidad de mejora vinculada a los usos y servicios ambientales marítimos.

Dieciséis años después del hundimiento de los arrecifes artificiales, se ha conseguido proteger la fauna y flora autóctona, se ha incrementado la diversidad de organismos marinos que los habitan, se ha mejorado la pesca artesanal de la zona y se ha apoyado la investigación del fondo marino al ser una plataforma de ensayo científico.

Durante este tiempo, el Zoo de Barcelona ha hecho el seguimiento con el objetivo de proteger la biodiversidad marina, lo que ha permitido observar la evolución de la colonización de las diferentes especies que se encuentran, como las esponjas, los corales blandos, las anémonas, la ostra plana, el pulpo común o la langosta común, o muchas especies de peces, como el cabracho o el serrano. Los arrecifes han permitido también observar los efectos de la dinámica de las corrientes marinas y de los temporales sobre el litoral.

El Zoo de Barcelona: impulsor de la mejora de la biodiversidad marina

Desde el Zoo de Barcelona, tal como recoge su nuevo modelo, aprobado recientemente, se trabaja para la conservación de la naturaleza en todo el mundo, con especial cuidado de la biorregión mediterránea, y la lucha contra la degradación constante de la mayoría de los hábitats naturales. Esta labor se lleva a cabo trabajando en red con otros zoos, administraciones, instituciones y centros universitarios y científicos, impulsando y colaborando en diferentes proyectos, de conservación e investigación, tanto en la naturaleza como en el recinto de la Ciutadella.

La creación del Parque de los Arrecifes y su estudio y seguimiento posterior ha comportado la mejora de este hábitat submarino costero con la proliferación de gran diversidad de organismos marinos. Por este motivo, uno de los próximos retos del nuevo modelo de zoo es la creación del Centro de Conservación de la Biodiversidad Marina, que continuará esta tarea y velará por la preservación y conservación de especies amenazadas, de fauna autóctona y mediterránea. Además, también trabajará para impulsar la investigación y los proyectos en la naturaleza que mejoren su situación, así como la intensificación de la función de sensibilización y educativa.

La Fundación Barcelona Zoo coordina desde hace unos años el seguimiento científico-técnico del Parque de los Arrecifes con el objetivo de obtener datos característicos del estado de las estructuras, de su colonización por seres vivos, de su eventual incidencia en la costa próxima y de la evolución de las comunidades pesqueras y marinas.

Además, ha contribuido a la sensibilización de la ciudadanía hacia la necesidad de conservación de la biodiversidad marina mediante exposiciones, actividades educativas, proyecciones multimedia y divulgación de artículos científicos con el Parque de los Arrecifes como protagonista.

La finalidad de los controles realizados por el equipo del zoo ha sido analizar globalmente la situación del área que ocupan los arrecifes artificiales y hacer un seguimiento de la diversidad de organismos asociados a partir de la observación de las especies marinas que están asentadas en ellos o en sus entornos, así como de la estructura espacial de las poblaciones vinculadas a los módulos.

Cabe recordar que el Parque de los Arrecifes se encuentra en un medio natural permanentemente expuesto a la dinámica de las corrientes del fondo marino y al paso de los temporales, algunos de magnitud muy considerable. Uno de los más importantes se registró durante diciembre del 2008 y, al poco tiempo, se recuperó de la pérdida temporal de organismos.

Emplazamiento y características del Parque de los Arrecifes

El Parque de los Arrecifes está situado en la zona comprendida entre la nueva bocana del puerto de Barcelona y los espigones sumergidos del colector de Bac de Roda, y abarca unos 11 kilómetros cuadrados de fondo marino donde hay instaladas un total de 365 estructuras sumergidas.

Los arrecifes son estructuras artificiales que se construyen a imagen de los fondos rocosos naturales apilando módulos de naturaleza diversa y de textura rugosa, con el fin de facilitar su colonización por parte de las diferentes especies marinas. Además de favorecer la diversidad biológica, el diseño de los arrecifes artificiales está pensado para proteger de la pesca ilegal a los organismos que los habiten.

La biodiversidad que alberga el Parque de los Arrecifes

Los organismos que se encuentran fijados en las estructuras artificiales del Parque de los Arrecifes se distribuyen ocupando cualquier superficie colonizable expuesta al contacto con el agua. El grado de recubrimiento de todas las estructuras por parte de plantas y animales es superior al 100 %, ya que se localizan diferentes capas de organismos sobre el sustrato rugoso artificial de hormigón.

Los organismos que los habitan se distribuyen en función de la exposición a la luz y del tipo de alimentación. Las algas se localizan en la parte superior de los arrecifes, es decir, en la más iluminada. En las paredes verticales predominan organismos filtradores que se alimentan de las sustancias en suspensión en el agua: corales blandos, plumeros de mar, mejillones... En torno a los organismos filtradores se distribuyen otros que se alimentan directamente de estos, como el pulpo de roca, que es un molusco sin concha que habita en cuevas o madrigueras. Los nudibranquios, la gran familia del Parque de los Arrecifes, son también moluscos sin concha, como una especie de babosas marinas, que pueden adoptar una gran diversidad de formas, tamaños y colores. En relación con otros lugares del litoral catalán, en el Parque de los Arrecifes se pueden ver en gran cantidad.

Otras especies conocidas como la ostra plana, el pulpo común, la langosta común o el serrano son habitantes del Parque de los Arrecifes, y se espera que en los próximos años estas poblaciones vayan en aumento. Uno de los peces que más se ha integrado en este hábitat ha sido el cabracho, que vive en estrecho contacto con el fondo rocoso y se mimetiza muy bien con lo que lo rodea.

En cuanto al tipo de estructuras que se fondearon en el 2003, las cúbicas de tipo apilable son las que presentan una mayor abundancia de fauna por su dimensión horizontal y vertical, su gran superficie de colonización y la cantidad de orificios que pueden utilizarse como refugios.

Presencia de fauna marina en el Parque de los Arrecifes

Los últimos estudios realizados por el zoo demuestran que actualmente la fauna que habita en los arrecifes es la que se detalla a continuación:

•    los llamados peces babosos (Parablennius rouxi, Parablennius pilicornis y Parablennius gattorugine), comunes en todas las estructuras, se observan sobre todo en las partes superficiales más altas;
•    las escorpenas (Scorpaena sp.), con numerosa presencia, se distribuyen de forma frecuente y homogénea por todas las caras de los módulos y son más abundantes durante la noche en todas las caras y niveles;
•    el congrio (Conger conger), con una presencia cada vez más numerosa, tiene en los módulos un hábitat muy favorable y se coloca entre los agujeros de los niveles inferiores;
•    el serrano (Serranus cabrilla), con una presencia común en las estructuras de ejemplares que muestran una fuerte territorialidad, se observa principalmente entre los agujeros de los niveles intermedio e inferior;
•    varias especies de espáridos como la mojarra (Diplodus vulgaris) y el sargo (Diplodus sargus) se distribuyen más bien por los alrededores o en el interior de los módulos, donde encuentran refugio y protección frente a sus depredadores. Por otra parte, la oblada (Oblada melanura) forma bancos que se mueven por los alrededores de los módulos;
•    la doncella (Coris julis) se distribuye en el nivel inferior e intermedio;
•    la castañuela (Chromis chromis), especie abundante y que, al igual que la oblada, forma un banco de peces sobre las estructuras en los niveles intermedio y superior durante el día, pero, durante la noche, se encuentra descansando entre los agujeros de los módulos;
•    el dentón (Dentex dentex), especie poco habitual hasta ahora en estas zonas de la costa, con presencia de adultos entre las estructuras en el nivel inferior;
•    el mero (Epinephelus sp.), presente entre los agujeros del nivel inferior,
•    la brótola de roca (Phycis phycis), con presencia entre los módulos apilables del nivel inferior y dentro de los tubos de los módulos tubulares;
•    el salmonete real (Apogon imberbis), presente en el interior de los agujeros del nivel inferior;
•    el roncador (Pomadasys incisus), especie abundante que, al igual que la oblada y la castañuela, forma un banco de peces sobre las estructuras en el nivel intermedio solo observados en primavera.

Volver al listado de noticias

 
Subir