11/05/2017

Nacen 6 crías de gacela dorcas al Zoo, después de 10 años del primer traslado de ejemplares en el Senegal

El Zoo trabaja para la fauna del Sahel y participa en la repoblación de la Gacela dorcas (Gazella dorcas osiris)

Siguiendo las indicaciones de la coordinadora del programa europeo de conservación (EEP) de la gacela dorcas (Gazella dorcas osiris), el mayo del año pasado llegó al zoo un macho joven de esta especie originaria de la África con la misión de renovar la línea genética de la población que vive a los zoos europeos. “El asturiano”, que es como los cuidadores denominan este nuevo macho reproductor, nació en un centro de cría de Asturias y ya se ha estrenado como padre de 4 machos y 2 hembras. Las nuevas crías conviven con el resto del grupo, formado por su padre y 17 hembras más, que traerán los nombres de sus cuidadores y cuidadoras. 

Estos nuevos nacimientos tienen lugar 10 años después del primer traslado de ejemplares en el Senegal dentro del proyecto de recuperación de esta especie llevado a cabo por la “Estación Experimental de Zonas Áridas de Almería del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas)” con el apoyo de varios zoos europeos y la estrecha colaboración del Zoo de Barcelona, que ha proporcionado financiación y asesoramiento veterinario y pedagógico al proyecto de ejemplares. El futuro de la gacela dorcas, que se encuentra en situación vulnerable a sus hábitats de origen -a los desiertos y estepas norteñas de África-, es ahora más esperanzador, y se prevé que nuevos ejemplares nacidos a los zoos europeos, incluido el de Barcelona, sirvan en un futuro próximo para repoblar nuevas áreas originarias de esta especie en el Senegal.

El llamado “Equipo español” formato por la “Estación Experimental de Zonas Áridas-EEZA del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas)” y el Zoo de Barcelona, que ya trabajaron conjuntamente con éxito en el proyecto anteriormente mencionado de reintroducción de la gacela dorca al Parque Nacional de Ferlo (Senegal), ha sido recientemente contactado por la FAO con la propuesta de reproducir el mismo sistema de gestión a la reserva de Koily-Alpha, en la región de Mbula, al norte del país. En esta ocasión, el objetivo del proyecto es que en este lugar, gestionado como reserva comunitaria por la propia población local con objetivos que incluyen el ecoturisme, se pueda restituir la flora y fauna locales, incluida la reintroducción de especies animales ya desaparecidas como la gacela mohor (Nanger dama mhorr), la gacela dorcas (Gazella dorcas), la órix blanco (Oryx dammah) y la tortuga de acicates africana (Geochelone sulcata), y árboles como el baobab o el Koily (Mitragyna inermis), que da nombre a la reserva. El proyecto está inscrito dentro del programa pan-africano de la “Grande Muraille Verte”, que alcanza todo el Sahel, de Senegal en Eritrea, y que tiene como objetivo frenar el avance de la desertización.

El pasado mes de febrero el equipo de trabajo español - formato por en Conrad Enseñat y Hugo Fernández, respectivamente conservador de mamíferos y veterinario del Zoo de Barcelona, y la responsable de la dirección del equipo Teresa Abáigar del EEAZ/CSIC- fue invitado por la FAO a participar en un taller en el Senegal conjuntamente con el resto de partners del proyecto, que incluye representantes de la comunidad local, de etnia Peuhl. La estancia permitió hablar de las acciones a emprender y también estudiar sobre el terreno las características del pequeño cercado ya existente y las posibilidades de delimitación definitiva de la reserva, con un área potencial de 2.500 hectáreas en una zona muy explotada por la ganadería que ha comportado una fuerte desestructuración del suelo y la desaparición de especies.

La exploración de la reserva, con la participación de los ecoguardas locales, consistió en el estudio de la floral local (árboles, arbustos y herbáceas) y la identificación de la fauna a través de rastros y la colocación de cámaras-trampa. También se estudiaron zonas de especial importancia para el proyecto como los terrenos temporalmente inundables y las áreas de interés paisajístico. Saber exactamente la situación actual de la zona es esencial para avanzar en el proyecto.

Se espera que a lo largo de este año se firme con la FAO el acuerdo de este proyecto ambicioso, que no se limita a la reintroducción de algunos animales, sino a la restitución de la biodiversidad animal y vegetal con la implicación de la población local, que saldrá beneficiada económicamente y también culturalmente, con la recuperación de aspectos de identificación propios. Por ahora, la colocación y mantenimiento de la valla ya está generando trabajo y ha empezado a proteger la flora y la fauna del país: ¡un primer paso!

Volver al listado de noticias

 
Subir